lunes, 7 de diciembre de 2009

7 secretos para la autodefensa mental



Stephanie Cayo (Actriz Peruana)

La práctica del karate puede enseñarte, para manejar conflictos y mejorar tu autoestima.


En los nueve años que pasaron desde que comencé a practicar karate, he cambiado de maneras más sutiles y profundas que simplemente aprender cómo romper un bloque de concreto con una patada. Físicamente, a la edad de 48 años, la diferencia es mucho más profunda.

Había bromeado con mis amigos que haber obtenido mi cinturón negro a los 43 años era mi manera de manejar la crisis de mi edad. Como muchas bromas, ésta estaba basada en la verdad.

Empecé a tomar clases de karate porque mis dos hijos estaban interesados y la escuela local de karate tenía un precio especial para los miembros de la familia.

Después de varios meses de entrenamiento, comencé a saber que este arte era acerca de mucho más que de aprender a pegar y a patear.

A diferencia de otras formas de ejercicio que había hecho -como el jogging o el aerobics- el karate requiere una concentración mental total y la apelación a la energía espiritual. Si su mente se extravía durante la clase, puede terminar con un golpe en la nariz.

Y para tener éxito, debe aprender a comunicarse con su fuerza vital, la energía vital conocida como chi, que puede darle a los comunes mortales un extraordinario poder.

Para mi sorpresa, descubrí que las lecciones que estaba aprendiendo en las clases, como la de entrenar con una actitud de “nunca digas nunca”, venían de la mano en mi vida diaria.

No era que me había convertido en un matón de las artes marciales estilo Hollywood, para hacer sangrar la nariz de cualquiera que me desagradara.

Sino entrenando mi mente, cuerpo y espíritu a lo largo del camino hacia el cinturón negro de la perseverancia, integridad, cortesía y coraje, me sentía confiada en que podía manejar cualquier cosa que se cruzara en mi camino.

Técnicas de autodefensa mental

En el aniversario de la obtención de mi segundo dan de cinturón negro, ofrezco siete técnicas de autodefensa mental que he aprendido a lo largo de este tiempo.

Pueden ser usadas en contra de cualquier tipo de ataque- ser un criminal, un detestable vendedor o sus hijos tratando de intimidarla para que los deje mirar TV antes de terminar la tarea de la escuela:

1.- Respire. En situaciones tensas la gente tiende a contener la respiración. Así la respiración ayuda a conectar la mente con el cuerpo, calmando a ambos y agregando poder a sus acciones.

2.- Trate a rodos con respeto, incluyendo a usted mismo. A pesar de que pueda ser mejor ignorar el mal comportamiento por parte de los extraños, no acepte no ser respetada por parte de la gente con la cual trata con frecuencia. Atentamente traiga la ofensa a la atención de ellos y sea claro, si quieren seguir interactuando con usted, este comportamiento no será tolerado.

3.- Sea flexible. Emule al sauce que se curva al viento pero que no se rompe. En la adversidad, adáptese y siga.

4.- Permanezca centrada y concentrada en lo que es importante para usted. No permita que los otros lo absorban hasta perder su centro, y aprenda a desviar un ataque quebrantando el equilibrio físico o mental del adversario.

5.- Mantenga una “mente de principiante”. Este es un nombre que los maestros Zen dan al humilde estado de estar siempre abiertos a aprender nuevas cosas.

6.- Sea positivo. Si usted exuda energía positiva, las cosas positivas van a venir hasta usted.

7.- Trate de resolver los conflictos sin pelear. Reserve la fuerza física como el último resorte si usted o los otros están en peligro. Como dijo el fundador del karate moderno, Ginching Funakoshi, “Someter al enemigo sin pelear es la destreza más alta".


Bye ¡Suerte!

Fuente: Emplenitud

sábado, 28 de noviembre de 2009

Colores que estimulan el deseo



Si de seducción se trata, los colores pueden encenderla o apagarla. “El lenguaje visual para lograr un contacto íntimo es fundamental, hacer una buena elección de los colores es importante para marcar la diferencia”, asegura la sexóloga argentina Mara Cevallos.

El rojo simboliza la pasión y la excitación. “La cromoterapia en el sexo es muy importante, desde teñir el vello púbico de un color llamativo, hasta saber seleccionar los colores y texturas de la lencería, son alternativas que dan resultados a la hora del amor. También lo son los preservativos de diversos colores y los juguetes de colores fluorescentes”, sostiene Cevallos.

La terapia de color ejerce un efecto en los estados de ánimo y procesos biológicos. “La sexualidad debe vivirse con todos los sentidos, experimentar nuevas técnicas y novedades es saludable para mantener a la pareja despierta”, sostiene la sexóloga Cevallos.

Función de los colores

Rojo: Transmite sentimientos energizantes y estimulantes: pasión, amor y deseo

Naranja: refleja calidez, afecto y creatividad

Amarillo: estimula el deseo, las sensaciones intensas, otorga luminosidad y transmite un sentido de limpieza.

Violeta: en el área sexual, está relacionado con las prácticas sexuales del tantra.

Magenta: se utiliza especialmente para aumentar el deseo sexual apagado o inhibido.

Rosa: representa el amor tierno, el enamoramiento y la ingenuidad

Los masajes, acompañados con esencias de diferentes colores es muy beneficioso. “La relajación es fundamental para poder experimentar buen sexo, los aceites especiales de diferentes colores dados con un buen masaje que comienza en el ombligo, zona de estimulación por excelencia, pueden revertir una relación llena de aburrimiento, rutina o de sexo inexistente” sostiene la especialista.

El lenguaje de los colores es el de los sentimientos y sensaciones. “Muchas veces no se le da importancia y se cree que todo es igual, pero con poco esfuerzo se pueden lograr grandes cambios en beneficio de la pareja.

Los colores tienen el mismo efecto que lo tiene la música sobre los seres humanos, elegir los adecuados según cada situación es fundamental para lograr un buen equilibrio emocional”, continúa diciendo la especialista.

Dónde usar los colores:

Lencería
Velas
Aceites esenciales
Preservativos
Ropa de cama
Decoración de baño o habitación.

Fuente: Plenitud.com

Bye ¡Suerte!

martes, 10 de noviembre de 2009

Remedios caseros para mejorar en la cama



Shirley Arica Valle


En ocasiones, cuando la libido disminuye se pueden intentar algunas ideas hechas en casa. La alternativa será útil para mejorar la vida sexual y otorgarle algo de distinto e innovador a una rutina que puede ser la culpable de la inapetencia íntima.

Avena para el deseo

Una medicina infalible y natural para potenciar el erotismo es la avena.

Preparación:

En un vaso con agua caliente, coloca tres cucharadas de harina de avena, añadir una cucharada de miel y un poco de canela. Se lo puede beber por la noche antes de irse a acostar.

Nuez moscada para el placer femenino

Para aumentar el deseo sexual en la mujer, nada más recomendable que la nuez moscada, sobre todo cuando la mujer ya ha alcanzado la edad adulta. El tratamiento consiste en tomar polvo de nuez moscada con un poco de miel antes de irse a dormir. Se debe mantener este tratamiento durante veinte días y luego descansar una semana.

Preparación:

En un vaso con agua caliente, colocar el polvo de nuez, añadir una cucharada de miel y otra de canela. Mezclar bien. Se puede tomar un vaso por la mañana y otro por la noche.

Manzanilla para disfrutar más

La manzanilla es otro de los remedios caseros que funciona muy bien para aquellas parejas con mucha tensión nerviosa y esté sujetos a ansiedad. Esta sustancia tiende a relajar, su acción sedante no solo calma los nervios sino que predispone de manera positiva.

Preparación:

Preparar un té de manzanilla de manera tradicional. Dejar descansar cinco minutos y colar. Se puede beber una taza por la mañana, otra por la tarde y si es necesario también por la noche. De manera gradual se irá notando el cambio en el estado de ánimo.

Aceites aromáticos

Los aceites aromáticos también juegan un importante papel a la hora de despertar el deseo.

Un masaje en todo el cuerpo es ideal para suavizar las tensiones y descentralizar la energía nerviosa acumulada. Un buen masaje descontracturante todas las noches puede acabar con la inapetencia sexual.

A veces no es necesario recurrir a terapias psicológicas o caras medicinas para poder combatir un problema puntual. La solución más sencilla muchas veces puede ser la correcta y sin dañar el organismo innecesariamente con productos agresivos. Simples consejos a aplicar pueden hacer la diferencia y mejorar así una vida sexual apagada por el desgano.

F: www.enplenitud.com

bye ¡Suerte!

lunes, 9 de noviembre de 2009

Cómo perder el miedo a hablar en público



María Julia Mantilla García, Es una modelo peruana, nació el 10 de julio de 1984, en Trujillo, Región La Libertad. Fue elegida Miss Mundo 2004.



Es normal que en más de una ocasión se nos dé la circunstancia en la que nos debamos dirigir a un público. En esas ocasiones tememos hacer el ridículo, no encontrar la palabra adecuada o quedarnos sin palabras. Todo esto es bastante habitual.

Y realmente lo peor de todo, es el mismo miedo y el nerviosismo. Para evitarlo, es importante estar lo mejor preparada posible para ese momento, y así poner los nervios bajo mínimos.

Lo primero para perder ese miedo es enfrentarte a ello. Puedes comenzar con grupos pequeños de personas, incluso puedes empezar con una sola persona e ir aumentando progresivamente.

Te enseñaré unas pautas, para disminuir ese estado de nervios.

Analizar circunstancias

Antes de preparar una conferencia en público, es importante que analices todos los datos posibles de la situación que se va a dar.

El tipo de público que te va a escuchar, los conocimientos que tenga tu público sobre la materia, el número de personas que va a asistir, la duración de la misma…etc

Si te es posible ir unos días antes al lugar donde se va a celebrar la conferencia, te aconsejo que lo hagas para que examines la situación en la que te vas a ver. Cómo vas a estar colocada con respecto a tu público. Las características y posibilidades que tiene la sala como poner diapositivas, el sonido, amplitud, capacidad etc….

Prepárate bien

Una vez tienes los datos anteriores, ya puedes preparar tu charla.

Haz un esquema, y vas hablando con naturalidad sobre cada uno de los puntos del esquema. Practica en casa para ver el tiempo que te lleva y asegúrate que cubres el tiempo esperado de tu charla.

Procura hablar despacio, alto, claro y vocalizando. Utiliza la sonrisa, (es algo que te va a relajar y va a abrir una buena sintonía con tus oyentes).

Si no tienes experiencia, mejor quédate sentada.

Hasta que no ganes experiencia, te aconsejo que no des lugar a ruegos y preguntas, ya que al ser algo que tienes que improvisar, los nervios te pueden traicionar muy fácilmente. Esto se soluciona con un discurso que ocupe todo el tiempo y con esa excusa no darás lugar a preguntas.

El ir bien preparada, además de quitarte mucho nervio, va a hacer que todo salga perfecto.

Material necesario

Te aconsejo que utilices diapositivas o presentación en power point, ya que animan la charla, distraen la atención del público sobre tu persona y te sirven de apoyo para no quedarte en blanco.

En caso de no tener esa posibilidad puedes utilizar tarjetas, para llevar en la mano durante la charla y no perderte del orden de lo que vas a hablar.

También puedes utilizar videos, que limiten el tiempo de exposición tuyo ante el público y además evitan que la gente se aburra, son un apoyo muy interesante. (puedes utilizar varios en una misma presentación).

Asegúrate de que dispones de todo el material necesario. Ya sea ordenador para la power point, las tarjetas de apoyo (también puedes llevar ambas cosas).

Sigue estos tres pasitos que te indico y en cuanto te hayas expuesto dos o tres veces, ya no habrá quien te pare.

Por Ana Zabaleta
www.coachdelaempresaria.com

Bye ¡Suerte!

sábado, 7 de noviembre de 2009

Cómo superar los complejos psicológicos y físicos



La guapísima trujillana Saby Maryling Espinoza Borja.





Además pueden influir negativamente produciendo inseguridad y baja autoestima.

Se los puede entender como percepciones distorsionadas o imágenes exageradas de uno mismo que se originan al compararnos con otras personas, o con modelos que la sociedad impone.

Estos complejos pueden llegar a influir y condicionar la vida de quien los padece, incluso pueden impedir disfrutar de determinadas cosas o llegar a limitar.

Uno de los factores que más influyen en la formación de un carácter acomplejado es el entorno familiar, la falta de apoyo y atención por parte de ellos hará que el niño crezca con una baja autoestima.

El entorno escolar es otro factor que influye enormemente. Cuando los niños tienen alguna característica física que sobresale puede convertirse en objeto de burlas de sus compañeros, quienes probablemente le pondrán algún apodo.

Muchos de estos complejos se pueden acentuar en la adolescencia, ya que en esta etapa se producen grandes cambios físicos y la personalidad aún no está formada. Los adolescentes son más vulnerables y necesitan la aprobación de los demás para su propia autoestima.

Otro factor a tener en cuenta es la sociedad, que marca modas y estereotipos de belleza que no se corresponde con la realidad. Esto hace que muchas personas se sientan acomplejadas al compararse con esos modelos que la sociedad impone.

Cómo superar los complejos

Lo más importante para superar un complejo es aprender a quererse uno mismo, aceptándose y valorándose tal y como cada uno es, con sus virtudes y defectos.

Y entendiendo, ante todo, que uno vale por lo que es y por cómo es interiormente, no por su apariencia física. Hay que buscar aspectos positivos de la personalidad y repasar las virtudes y cualidades.

Se debe actuar de acuerdo a los propios valores sin tener que contentar o gustar a todo el mundo.

Hay que tratar de sacar lo mejor de sí y no autodespreciarse, considerando que con nuestros actos transmitimos lo que pensamos de nosotros mismos.

Definitivamente, la apariencia física es secundaria a cómo uno impacta como “persona completa”, priorizándose el estilo y el don de gente.

Por Lic. Marisa Mason
Psicóloga
www.psico-asistencia.com

Bye ¡Suerte!

lunes, 2 de noviembre de 2009

Beso Apasionado




Esta manifestación de amor provoca una serie de reacciones en el cuerpo muy beneficiosas para la salud. Según los países, las formas de practicarlo varían. Galería de imágenes


Un beso apasionado provoca una verdadera revolución en el cuerpo: quema de 3 a 12 calorías; pone en movimiento 12 músculos de los labios y otros 17 de la lengua; y hace que las pulsaciones cardíacas pasen de 70 a 140 por minuto.

Además, desata una seguidilla de procesos químicos: aumenta la secreción de dopamina (que da bienestar) y de testosterona (asociada al deseo sexual); libera adrenalina y noradrenalina, que aceleran la frecuencia cardíaca y la presión arterial, y también oxitocina, que afianza la relación.

Este impulso, ya convertido en una convención social, se desarrolló gradualmente en el mundo y hoy forma parte distintiva de las costumbres de muchos pueblos, que lo fueron adoptando según sus creencias y necesidades, dándole interpretaciones diversas.

Los esquimales, por ejemplo, se besan frotándose la nariz, lo que seguramente se relaciona con el ambiente en el que viven: es una forma de darle calor a esa zona de la cara.

Los rusos besan en la boca a sus hijos; los argentinos se saludan con un beso en la mejilla; franceses y paraguayos lo hacen a ambos lados de la cara; y los suizos se dan tres besos.

Su universalidad obliga a pensar que la costumbre pudo nacer del impulso de succión del bebé, de las tendencias canibalísticas (el mordisco amoroso), o de la costumbre tribal primitiva de olfatearse y olerse.

Otra explicación lo remonta al hombre del Cromagnon: lo habrían generado las madres a partir de masticar la comida hasta hacerla puré, para luego alimentar a su hijo pasando el bolo de su boca a la del bebé.

Fuente: Télam y AFP-NA

Besa mas y hazle ese favor a la chica que mas te gusta!

Bye ¡suerte!

domingo, 5 de abril de 2009

Conoce tus armas de seducción




Piensa estas en guerra y tu arma de especialidad no funciona bien, y están que se acercan a tu zona enemigos y tienes que actuar rápido, si te rodean te mataran.
Y ves a tu lado una arma de francotirador, listo tienes con que matarlos, Pero piensas: ¡joder nunca use ese tipo de arma, mi especialidad no es ser francotirador!
Mi arma es ligera y si quiere sacar provecho de la arma francotirador tengo que adelantarme a matar al enemigo, antes que estén muy cerca y me hagan 100 huecos nuevos en mi cuerpo.
Pero puedes intentarlo -te dices mientas roda una gota se sudor por tu cara- coges el arma, los nervios hacen que no tengas bien el blanco en la mira, ves uno, pero se mueve, claro no tienes la habilidad ni la experiencia ni el instinto de un Francotirador.
Disparas, no das, revelas tu posición y te matan.

Lo mismo pasa con la seducción, todos tenemos diferentes armas de seducción.
Tu tienes que saber cual es tu estilo natural, si vas con un “arma” incorrecta (a la cual no estas familiarizado) no tendrás precisión y tus oportunidades se gastan.

Con las mujeres si haces una maniobra obvia o técnica que no va con tu estilo (recuerda calidad sobre cantidad). Levantaras sospechas y te verán manipulativo.

A continuación hay nueve párrafos que describen nueve
perfiles diferentes de personalidad. Ninguno de estos tipos
de personalidad es mejor ni peor que los demás. Cada
párrafo pretende ser una simple instantánea de uno de los
nueve tipos. Ningún párrafo trata de dar una descripción
completa de la personalidad individual.
1. Lee los párrafos y elige los tres que te describen mejor
por orden de prioridad.
2. Enumera los párrafos elegidos del 1 al 3. El 1 es el
que consideras que te define mejor. El 2 es el segundo que
mejor te define y el 3 es el que, en tu opinión, ocuparía el
tercer puesto.
3. Cada uno de los nueve párrafos podría describirte
hasta cierto punto, pero elige los tres que consideras más
parecidos a ti.
Al hacer las elecciones, observa cada párrafo en su totalidad,
no cada frase separada del contexto de su párrafo.
Pregúntate: «¿Este texto en su totalidad concuerda mejor
conmigo que el resto?».

Si te resulta difícil elegir los tres párrafos que mejor
te definen, piensa cuál elegiría una persona amiga o muy
cercana a ti para describirte. Dado que los rasgos de personalidad
suelen ser más prominentes en la juventud,
también podrías preguntarte cuáles de estas descripciones
armonizarían mejor contigo entre los 20 y los 30
años.
Es importante que no elijas el párrafo en función de
cómo te gustaría ser, o de cómo te portas en momentos
puntuales, sino que te fijes en cómo eres realmente la
mayor parte del tiempo.
Después de leer los párrafos y elegir aquellos en los que
te encuentras mejor descrito, marca la letra que le corresponde:
Primer párrafo elegido: ABCDEFGHI
Segundo párrafo elegido: ABCDEFGHI
Tercer párrafo elegido: ABCDEFGHI

Test

A) Enfoco las cosas con una actitud de todo o nada,
especialmente en los asuntos que me importan. Valoro
muchísimo ser fuerte, sincero y fiable. Me muestro tal y
como soy. No me fío de los demás mientras no me hayan
demostrado que son dignos de confianza. Me gusta que
sean francos conmigo, y sé cuándo alguien disimula, miente
o trata de manipularme. Me cuesta tolerar la debilidad
en las personas, a menos que entienda el motivo de esa debilidad
o vea que la persona hace algo al respecto. También
me cuesta acatar órdenes o seguir instrucciones cuando
no respeto o no estoy de acuerdo con la persona que
está al mando. Me resulta difícil no expresar mis sentimientos
cuando estoy enfadado. Siempre estoy dispuesto
a defender a mis amigos y seres queridos, sobre todo si
considero que se los trata injustamente. Puede que no
gane todas las batallas con los demás, pero ellos sabrán
que he luchado.

B) Particularmente doy muchísimo valor a la corrección,
y procuro vivir a la altura de esos valores. Me resulta
fácil darme cuenta de lo que está mal cuando las cosas no
son correctas, y tampoco me cuesta ver cómo se podrían
mejorar. Algunas personas podrían considerarme demasiado
crítico o exigente, pero es cierto que me resulta difícil
pasar por alto o aceptar las cosas cuando no están hechas
correctamente. Me enorgullece pensar que si me comprometo
a realizar una tarea, se puede tener la seguridad de
que lo haré bien. A veces noto resentimiento cuando las
personas no ponen la suficiente atención para hacer bien
las cosas o cuando actúan de modo irresponsable o injusto,
aunque normalmente trato de no manifestarlo de forma
abierta. Para mí el trabajo está antes que el placer y reprimo
mis deseos, cuando es necesario, para cumplir con mis
obligaciones.

C) Creo que soy capaz de apreciar todos los puntos de
vista con bastante facilidad. Incluso a veces puedo parecer
indeciso, porque percibo las ventajas y desventajas desde
todos los lados. Esta capacidad me resulta útil para ayudar
a las personas a resolver sus diferencias; a veces hace que
perciba las posturas, asuntos y prioridades particulares
de otras personas mejor que los míos. No es difícil que
me distraiga e interrumpa tareas importantes que estoy tratando
de llevar a cabo. Cuando me ocurre eso, mi atención
suele desviarse hacia tareas triviales sin importancia. Me
cuesta distinguir lo que es verdaderamente importante o
prioritario para mí, y evito los conflictos accediendo a los
deseos de los demás. Se me suele considerar una persona
cómoda, complaciente y agradable. Hacen falta motivos
muy serios para que demuestre mi enfado abiertamente a
alguien. Me gusta que la vida sea tranquila, armoniosa, y
que los demás me acepten.

D) Soy sensible a los sentimientos de los demás. Sé ver
lo que necesitan, incluso cuando no los conozco. A veces
es frustrante ser tan sensible a las necesidades ajenas, sobre
todo a su dolor o infelicidad, porque no puedo hacer por
ellos todo lo que me gustaría. Me resulta fácil dar de mí,
pero a veces quisiera ser capaz de decir «no», porque en
ocasiones acabo dedicando más energía a cuidar de los demás
que a preocuparme de mí mismo. Me duele que las
personas crean que quiero manipularlas o controlarlas,
cuando lo único que trato de hacer es comprenderlas y
ayudarlas. Me gusta que me consideren una persona buena
y afectuosa, pero cuando no se me toma en cuenta o no se
me valora, puedo ponerme muy emotivo e incluso exigente.
Las relaciones armoniosas significan tanto para mí, que
estoy dispuesto a trabajar muchísimo para lograrlas.

E) Ser el mejor en lo que hago es un poderoso estímulo
para mí, y a lo largo de los años he recibido mucho reconocimiento
por mis logros. Trabajo intensamente y suelo
tener éxito en casi todo lo que emprendo. Me identifico
profundamente con lo que hago, porque en gran medida
creo que la propia valía se basa en lo que uno realiza y el
reconocimiento que obtiene por ello. Siempre tengo más
cosas para hacer de las que es posible llevar a cabo, de
modo que suelo dejar de lado los sentimientos y la reflexión
sobre mí mismo para lograr mis objetivos. Dado que
siempre hay alguna actividad que realizar, me cuesta quedarme
sentado sin hacer nada. Me impaciento con las personas
que me hacen perder el tiempo. A veces prefiero hacer
yo mismo el trabajo que alguien está realizando con demasiada
lentitud. Me gusta sentir y dominar cualquier situación.
Si bien me gusta competir, también soy un buen jugador
de equipo.

F) Yo me describiría como una persona callada y analítica
que necesita más tiempo a solas que la mayoría de las
personas. Normalmente prefiero observar lo que ocurre en
lugar de estar metido en medio. No me gusta que me impongan
demasiadas exigencias ni esperen que sepa y diga
lo que siento. Soy más capaz de conectar con mis sentimientos
cuando estoy solo que cuando estoy con otras personas,
y suelo disfrutar más con las experiencias cuando las
estoy reviviendo que cuando estoy pasando por ellas. Casi
nunca me aburro estando solo porque tengo una vida mental
activa. Para mí es importante proteger mi tiempo y
energía y, por lo tanto, vivir una vida sencilla, sin complicaciones.
Me gusta ser lo más autosuficiente posible.

G) Tengo una viva imaginación, especialmente cuando
se trata de lo que podría amenazar la seguridad. Por lo general,
soy capaz de detectar lo que podría ser peligroso
o dañino y llego a sentir tanto miedo como si estuviera
ocurriendo de verdad. O bien siempre evito el peligro o
siempre le planto cara. Mi imaginación también me favorece
la inventiva y mi sentido del humor es bueno, aunque
algo excéntrico. Me gustaría que la vida fuera más segura,
pero en general dudo de las personas y de las cosas que me
rodean. Suelo ver los defectos en las opiniones ajenas. Supongo
que, como consecuencia de ello, algunas personas
podrían considerarme muy astuto. Tiendo a desconfiar de
la autoridad y no me siento nada cómodo si se me ofrece
ejercerla. Dada mi facilidad para captar lo que está mal en
lo que generalmente se opina de las cosas, tengo tendencia
a identificarme con causas perdidas. Una vez que me he
comprometido con una persona o un asunto, soy muy leal
a ellos.

H) Soy una persona optimista que disfruta hallando
cosas nuevas e interesantes para hacer. Tengo una mente
muy activa que se mueve con diferentes ideas. Me agrada
hacerme un cuadro global de cómo se ensamblan esas
ideas, y me entusiasmo cuando logro conectar conceptos
que al principio parecían no estar relacionados. Me gusta
trabajar en cosas que me interesan, y tengo muchísima
energía para dedicarles. Me cuesta perseverar en trabajos
repetitivos y poco gratificantes. Me gusta estar en el comienzo
de un proyecto, durante la fase de planificación,
cuando puede haber opciones interesantes que considerar.
Cuando se me ha agotado el aliciente por algo, me
cuesta seguir con ello, porque deseo pasar a otro asunto
que me resulte más atractivo. Si algo me deprime, prefiero
dedicar la atención a temas más gratificantes. Creo que
las personas tenemos derecho a disfrutar de una vida
agradable.

I) Soy una persona sensible, de sentimientos muy intensos.
Suelo sentirme incomprendido y solo porque me
siento diferente a la mayoría de la gente. Mi conducta puede
parecerles un poco dramática a los demás; se me ha criticado
por ser demasiado sensible y exagerar mis sentimientos.
En el fondo, lo que anhelo es sentirme conectado
emocionalmente y vivir relaciones profundas. Me cuesta
valorar las relaciones del momento porque ansio lo que no
puedo tener y tiendo a desdeñar lo que ya poseo. Ese deseo
de conexión emocional me ha acompañado toda mi
vida, y su falta me hace caer en la melancolía y la depresión.
A veces me pregunto por qué otras personas parecen
tener mejores relaciones y una vida más feliz que yo. Poseo
un sentido estético refinado y gozo de un mundo rico en
emociones y sentido.
Comprobar los resultados
Primer párrafo elegido: ABCDEFGHI
Segundo párrafo elegido: ABCDEFGHI
Tercer párrafo elegido: ABCDEFGHI
Párrafo Tipo de personalidad (Eneatipo) Perfil de seducción

La elaboración de cada párrafo ha tenido en cuenta los
Siguientes factores:
— Aspectos emocionales y mentales predominantes.
— Preocupaciones básicas.
— Estilo de atención.
— Atributos positivos del perfil en particular.
— Rasgos universales del arquetipo.

Déjame tu resultado y tu correo y te mando tu estilo predominante.

PD: Estube muy ocupado con mi carrera de psicologia entre otras cosas por eso lo de mi demora en publicar entradas.

¡Bye Suerte¡

sábado, 24 de enero de 2009

Mito 5: Eres un “chico bueno” de buenos pensamientos y deseos.



Fiorella Flores belleza nacional y una de las chicas mas famosas y buscadas en el mundo de la internet para los peruanos,fue miss peru.Es actriz y modelo.

Recuerdo a un amigo, el me contó que hace cosas buenas, para conquista a las chicas. Cosas que no les hagan pensar que el solo quiere tirárselas, follarselas, cogerlas etc (jaja si como no). Era una “piel de cordero con corazón de cordero”.

El cree que teniendo solo, pensamientos buenos y deseos buenos el la devorará, antes que el lobo feroz.

Hombres que no siempre tienen pensamientos amables y deseos es más humano.

Tienes que reconocer, naturalmente, que hombres y mujeres tenemos deseos –claro algunas son mas deseosas que otras- y que es grandioso sentir cuando alguien te desea, y, sobretodo a las mujeres.
Algunos dirán, pero si tengo pensamientos amables y deseos, ella no debería confiar en mi? Así no es como piensas.
Irónicamente las mujeres confían más en lobos.

Recuerdo cuando estuve sentado en la primera carpeta de mi clase (De la Universidad) y una de mis amigas salio a exponer, con un amigo y otra chica, mientras exponía la chica, mi amigo y la otra chica se quedaron sentados al frente a esperar su turno.
Entonces empecé a observarla (A la chica que esta sentada) mientras tenia el pensamiento “Te deseo…¡Mírame! Deséame… Te deseo… xxxx”
Entonces en eso ella se percata que la estoy mirando (en ese momento, la estaba mirando intensamente a los ojos). Espero que me mire-me mira-y le doy una barrida con una mirada seductora, con toda confianza y estado sexual desde sus pies pasando por sus duritas… piernas y así hasta llegar hasta sus ojos nuevamente y con un gesto de mi cabeza y una sonrisa picara le comunique que esta ¡bien para deleitarla y saborearla!. Entonces ella subió una des sus cejas, devolviéndome una sutil sonrisa y la “tensión sexual” en ese momento estaba en lo mas y podía notar como su color sabroso de su piel cambiaba su tono y sus ojos me decían estoy de acuerdo también te deseo y luego empezó a juguetear conmigo.

Una mujer tiene sexo con un hombre porque ese hombre puede cumplir sus necesidades. El puede cumplir su necesidad por la excitación, puede cumplir su necesidad por el romance, o él puede cumplir su necesidad por algo más. Si eres un hombre "bueno" y "sensible", mientras no consiguiendo nada de sexo todavía, no puedes ser tan bueno y sensible como piensas. Puedes estar ignorando necesidades de las mujeres, y no cumpliéndolos.

Ésa puede ser una buena razón que estás durmiendo exclusivamente

Les dejo la una escena que me encanta de la pelicula Jamon Jamon. Asi debes ser!

Bye ¡Suerte! Con sus experiencias.






La imagen fue sacada de acá.