lunes, 2 de noviembre de 2009

Beso Apasionado




Esta manifestación de amor provoca una serie de reacciones en el cuerpo muy beneficiosas para la salud. Según los países, las formas de practicarlo varían. Galería de imágenes


Un beso apasionado provoca una verdadera revolución en el cuerpo: quema de 3 a 12 calorías; pone en movimiento 12 músculos de los labios y otros 17 de la lengua; y hace que las pulsaciones cardíacas pasen de 70 a 140 por minuto.

Además, desata una seguidilla de procesos químicos: aumenta la secreción de dopamina (que da bienestar) y de testosterona (asociada al deseo sexual); libera adrenalina y noradrenalina, que aceleran la frecuencia cardíaca y la presión arterial, y también oxitocina, que afianza la relación.

Este impulso, ya convertido en una convención social, se desarrolló gradualmente en el mundo y hoy forma parte distintiva de las costumbres de muchos pueblos, que lo fueron adoptando según sus creencias y necesidades, dándole interpretaciones diversas.

Los esquimales, por ejemplo, se besan frotándose la nariz, lo que seguramente se relaciona con el ambiente en el que viven: es una forma de darle calor a esa zona de la cara.

Los rusos besan en la boca a sus hijos; los argentinos se saludan con un beso en la mejilla; franceses y paraguayos lo hacen a ambos lados de la cara; y los suizos se dan tres besos.

Su universalidad obliga a pensar que la costumbre pudo nacer del impulso de succión del bebé, de las tendencias canibalísticas (el mordisco amoroso), o de la costumbre tribal primitiva de olfatearse y olerse.

Otra explicación lo remonta al hombre del Cromagnon: lo habrían generado las madres a partir de masticar la comida hasta hacerla puré, para luego alimentar a su hijo pasando el bolo de su boca a la del bebé.

Fuente: Télam y AFP-NA

Besa mas y hazle ese favor a la chica que mas te gusta!

Bye ¡suerte!

No hay comentarios: